Categorías
Sin categoría

Cómo dar de alta el servicio de gas: documentación y el más adecuado para cada vivienda

El gas es un combustible muy necesario en las viviendas. Su abastecimiento permite el establecimiento de agua caliente sanitaria y calefacción. No obstante, el proceso para contratar los servicios resulta complicado en ocasiones, debido a la falta de información. En este artículo pretendemos ofrecer todo lo que se precisa para dar de alta el suministro eléctrico y conocer el tipo de gas que mejor se adecua a cada hogar.

¿Qué tipo de gas es el mejor para mi vivienda?

Pese a que en el mercado existe una variedad amplia de gases para contratar, el más común y recomendado en España es el gas natural. Este suministro tiene unas características particulares que favorecen a los hogares medios del país, ya que su alcance permite instalarse en todos los hogares, a excepción de los que se encuentran alejados de las grandes ciudades, es decir, las zonas rurales. Debido a su estable balanza en la calidad y el precio, resulta el más asequible de todos.

No obstante, existen alternativas al gas natural, como bien hemos mencionado antes. El gas propano y el butano son muy similares en cuanto a características: ambas son capaces de soportar temperaturas bajas de hasta 0 grados. Por otro lado, estos suministros son capaces de alcanzar las zonas rurales en ocasiones. Su venta facilita el almacenamiento de estos combustibles, pues se puede adquirir en las gasolineras en forma de bombonas. Este sistema permite al usuario calcular de primera mano el precio del consumo en el hogar, ya que el precio fijo suele rondar los 13 euros.

Como podemos ver, no existe “el mejor gas” o “la mejor tarifa”, sino que más bien, se trata de encontrar el sistema que mejor se adapte a las necesidades de la vivienda. Se recomienda, en este sentido, que antes de escoger un suministro u otro, el mejor antídoto para no fallar y garantizar la eficiencia energética en el hogar es el de analizar las características del hogar y valorar el uso de los espacios. Es decir, si la unidad familiar se reúne la gran parte del tiempo en el salón, será mejor priorizar tal zona.

¿Qué documentación se requiere para dar el alta del gas?

Una vez que se ha comprobado el uso de los espacios, el usuario puede contactar con la empresa energética determinada que mejor se adapta a esas necesidades. Es necesario, en este paso, que se valore, en el caso de ser una vivienda antigua, si se dispone ya de una fuente de suministros en buen estado o si se precisa realizar una instalador.

La compañía distribuidora, que a su vez es contactada por la energética una vez el usuario manifiesta su interés por una determinada tarifa, se encarga de establecer el alta una vez se conoce que no hay deterioros y que se adapta a una potencia eléctrica adecuada. Mientras, el cliente aporta la siguiente documentación:

  • Documento Nacional de Identidad (DNI) del titular del contrato
  • Dirección del suministro
  • Código CUPS del suministro
  • Escritura de la propiedad o contrato de alquiler
  • Certificado de la instalación del gas (IRI)
  • Cuenta bancaria del titular para la domiciliación del pago
  • Certificado de instalación térmica o licencia de primera ocupación en el caso de ser una vivienda nueva

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *